cabecero

El golpe de la víbora se consigue especialmente cortando la bola, de esta forma la bola tras golpear la pared sale al ras del suelo, gracias al efecto.
Para ejecutar el golpe hay que colocar el cuerpo de lado, con la pala detrás de la cabeza y con el brazo libre extendido señalaremos la bola. Los pies separados un poco más que el ancho de nuestros hombros. Impactaremos la pelota a la altura de nuestra cabeza, separada de nuestro cuerpo con el brazo ligeramente extendido. En el momento del impacto echaremos el cuerpo hacia delante para transmitirle todo nuestro peso a la bola, dándole un efecto de fuera hacia dentro, la bola debe de girar pero no hacia atrás.
Se puede dirigir buscando las esquinas o bien el centro, en ambos casos la bola debe botar entre la línea de saque y la pared de fondo.
Si lo ejecutamos cerca de la red probablemente será un golpe definitivo, por el contrario si lo ejecutamos desde mitad de pista será un golpe de presión a nuestros rivales.
Aquí os dejamos este video que explica la ejecución de la víbora.