cabecero

Se trata de un golpe de terminación de punto, se intenta que la pelota salga por los laterales de 3 metros, por el fondo de 4 metros o que la bola vuelva a nuestro campo. Hay que impactarla en el punto más alto que nos permita nuestro brazo extendido y delante de nosotros (si impactamos muy adelante a la bola la mandaremos a la red y por el contrario si la impactamos muy atrás la bola no cojera velocidad, la notáremos como pesada), haciendo que la bola bote un poco más allá del medio campo contrario, la técnica es parecida a la del saque del tenis. La posición es de costado con los pies separados unos 30 cm. y en línea a la dirección por la que viene la pelota, la pala arriba de la cabeza y con el codo levemente flexionado y con el brazo libre extendido señalando la pelota. Al impactar extenderemos el brazo, pasando la pala por encima de nuestra cabeza. Hay que realizar el movimiento de impacto a máxima velocidad, girando los hombros de tal forma que quedamos de frente al impactar y levemente girados al finalizar el movimiento. Un error común es confundir fuerza con velocidad, la forma de conseguir potencia en la bola es darle velocidad al movimiento de ejecución.